Monumento Natural en Extremadura

  • La Mina La Jayona es uno de los 5 Monumentos Naturales de Extremadura y el único de la Campiña Sur. Se trata de una mina abandonada que ha sido recuperada para dar lugar a un espectáculo casi mágico.

  • La actividad minera dejó en herencia andenes, galerías y plataformas que hoy son visitables en gran medida a través de los múltiples niveles que han sido rehabilitados para su recorrido.

  • Alberga en su interior un ecosistema propio que, más allá de las impresionantes vistas, ha generado una riqueza de flora y fauna sin parangón en el resto de la región.

Ubicación de la Mina La Jayona

  • La Mina La Jayona se encuentra en el corazón de Sierra Jayona, en la que el cultivo del olivar cubre toda la zona de umbría. Resulta especialmente curioso el contraste entre el clima y ecosistema existente en el interior y en el exterior de la mina.

  • Está situada a 8 kilómetros de Fuente del Arco y a escasa distancia de la frontera de Extremadura con Andalucía.

  • Muy cerca de la mina, y también en el término municipal de Fuente del Arco, se encuentra la Ermita Virgen de Ara, un espectacular monumento conocido como la ‘Capilla Sixtina de Extremadura’.

VER EN GOOGLE MAPS

Visitar la Mina La Jayona

  • La mina está abierta a visitas durante cualquier momento del año. Cada día se llevan a cabo dos turnos de visita guiada, siendo necesario concertar la reserva previamente a través del sistema de entradas online.

  • Horario de visitas: martes a domingo, de 10:00h a 14:00h.

  • Teléfono para información: 667 75 66 00

  • Visita adaptada a personas con movilidad reducida bajo notificación previa.

VISITAR

Historia de la Mina La Jayona

1900

INICIO DE ACTIVIDAD

La Estadística Minera de España recoge este año el inicio de la actividad de las minas ‘Ya te lo decía’ y ‘El Monstruo’, sitas ambas en la Jayona, con una producción de 3.960 toneladas de hierro al año. El metal se conducía en burro hasta la estación de tren de Fuente del Arco, desde donde se enviaba hasta Peñarroya para su posterior fundición en hornos de plomo.

1905

AÑOS DE ESPLENDOR

La explotación llega a emplear a más de 400 mineros, produciendo en torno a las 18.000 toneladas de hierro anuales. Se instala un cableado para transportar el producto por vía aérea desde la mina hasta la estación y llegan a funcionar tres máquinas de vapor de forma simultánea. Las consecuencias de la Primera Guerra Mundial llevan al cierre a todas las explotaciones de Badajoz excepto la de La Jayona, que sigue teniendo un alto nivel productivo.

1921

DECADENCIA Y CIERRE

La paralización de los trabajos en La Jayona, subsidiaria de Peñarroya, tiene lugar el 20 de febrero de 1921, con una producción de 2.054 toneladas de mineral de hierro. Finalizará así la explotación de la única mina de hierro de Badajoz, tras haber extraído, aproximadamente 270.000 toneladas de mineral y dejando, entre otros restos, una espectacular trinchera de 800 metros de longitud, 18 metros de ancho y 80 metros de profundidad media.

1997

REAPERTURA MONUMENTAL

Durante años, el yacimiento se había convertido en lugar de ocio y aventura para los jóvenes de la zona. A finales de siglo se apuesta por la viabilidad del enclave y se acondiciona para permitir sus visitas, siendo declarado Monumento Natural en 1997. Desde entonces, el interés por la mina, sus galerías y su microclima no han hecho sino crecer cada año, llegando a alcanzar picos de 20.000 visitantes por año.